ORÍGENES O INICIOS DEL ESPERANTO EN VENEZUELA

Conferencia dictada por el Sr. Lino Moulines el día 24 de septiembre de 1974 en la Biblioteca Paul Harris

(Transcripción literal)

ORÍGENES O INICIOS DEL ESPERANTO EN VENEZUELA

El título propuesto inicialmente por el Sr. Bachrich era 60 años del Esperanto en Venezuela. Pero yo no creo que sesenta años del Esperanto en Venezuela se puedan resumir en los 15 ó 20 minutos que es el tiempo que voy a emplear.

He hecho algunas investigaciones y me he encontrado con un tal señor Chamard (?), que escribía en un diario de Caracas que se llamaba El Constitucional. En esa época ya mandaba Juan Vicente Gómez. Eso fue por las primeras semanas del año 1908. tengo la impresión -no tengo la seguridad- de que El Constitucional venía a ser lo que es hoy día El Universal, el más importante, el más extenso, el diario que tenía más papel. El Sr. Chamard tenía una rúbrica que se llamaba El Esperanto, con subtítulos según lo que se presentaba. Esa rúbrica periódica, semanal, era bastante parecida a la que se publicó en El Universal a partir de mediados del año 1959 hasta finales de 1960, todos los miércoles, que decía Esperanto e informaba de las actividades del Esperanto universalmente y también en Caracas.

(Hay aquí una intervención del sr. Manzano: Creo que te has saltado una etapa. En los años 1947 y 1948 el Sr. Benito Losada hacía también publicaciones periódicas semanales en El Universal).

Moulines: -Lo que yo digo es que la rúbrica del señor este era muy parecida a la mía, que todos los miércoles mandaba una información. No eran artículos porque yo soy una persona muy modesta. Tuve esa rúbrica durante dos años y ese señor Chamard también tuvo durante bastante tiempo su rúbrica pero con el año de 1908. Incluso en enero de 1908 tuvo una polémica muy fuerte con un escritor de aquí bastante conocido en aquella época que se llamaba Semprún, porque ese señor en el mismo diario atacó muy fuerte al Esperanto de una forma muy violenta y equivocada e injusta, y el Sr. Chamard le contestó. Muy bien contestado, en el sentido de decirle que él sabía de muchas cosas, que era una gran persona, que era un gran doctor, pero que en cuestiones de lingüística era casi analfabeto.

Más o menos junto con el Sr. Chamard, y amigo de ese señor, apareció un profesor y filólogo llamado Manuel M. Villalobos. Este señor dio bastantes conferencias en el colegio Andrés Bello. El colegio Andrés Bello para aquella época debió de ser una entidad cultural muy importante. Incluso una vez sorprendió al numeroso público que asistía a las conferencias que daba sobre el Esperanto, porque inmediatamente después de dar la conferencia en castellano la repitió en Esperanto, sin apuntes de ninguna clase. De ese señor, Manuel M. Villalobos, todo el mundo decía que conocía once lenguas. No tantas como el profesor Mosonyi, claro...

Más tarde, en 1912, aparece una gran figura bajo el nombre de Andrés J. Vigas, que creo que es la persona que ha hecho más por el esperanto en Venezuela. Que ha trabajado más, que ha dedicado más horas de una forma más activa y con más mística. El fue el redactor director del primer periódico esperantista que se publicó en Venezuela, que se llamaba La Verda Stelo. Ese periódico se publicó desde julio de 1912 hasta enero de 1913. salieron siete números. El administrador del periódico era su hermano J. R. Vigas y tenía su redacción, administración, etc. en la Avenida Sur nº 3 (No sé dónde debía ser... Con tantas calles y avenidas...!) En ese periódico colaboraba regularmente todos los meses el Padre Marcelo Maldonado, quien era el delegado de UEA para Venezuela. Incluso escribió, y se publicó en parte, un vocabulario Esperanto-Castellano, al que le puso el raro nombre de El Esperanto en dos palabras.

En La Verda Stelo se publicaron muchas traducciones al Esperanto de autores latinoamericanos. Entres los traductores estaban los dos hermanos Vigas, estaba el Padre Maldonado y estaba un tal J. Alvarez. En el periódico La Verda Stelo, colaboraba también un doctor en leyes llamado J. De D. Méndez y Mendoza (debe ser Juan de Dios), que era además miembro de la Asociación Internacional de Juristas Esperantistas, asociación de la que era representante para Venezuela. También hacía traducciones de autores latinoamericanos al Esperanto para el periódico.

El periódico se imprimía en la imprenta de El Cojo. Yo tengo como una idea de que Vigas tenía algo que ver con la imprenta El Cojo, dodne se imprimía El Cojo Ilustrado que yo creo sinceramente, que es la revista que ha tenido más importancia desde el punta de bista cultural para Venezuela.

Paralelamente al grupo de Caracas se inició un grupo en Margarita, en Porlamar. La figura central de este grupo era Eleuterio Rosario Campos, a quien yo conocí personalmente. El vivía en Porlamar, cerca de Bermúdez y Cia., y tenía una pequeña imprenta que se llamaba El Sol. Y en aquellos tiempos de 1912, él publicaba un semanario llamado El Sol. Ese hombre no se movió nunca de la isla. Nunca salió de allá. El 5 de agosto de 1912 escribió una carta a La Verda Stelo que voy a leer en Esperanto:

Porlamar, la 5an de Aŭgusto de 1912
S-ro. Andrés I. Vigas,
Redaktoro de La Verda Stelo,
Caracas.

Kara sinjoro:

Mi vin sciigas ke la unuan de la nuna monato okazis ĉe la presejo de “El Sol” solenan kunsidon de la grupo Amatoroj de Esperano por la instalo de la nova estraro, nome:

Prezidanto: La subskribanto (Eleuterio Rosario Campos)
Vicprezidanto: José Augusto de León
Kasisto: José Santos Rosario
sekretario: Fernando Rivas
Bibliotekisto: Miguel Rosario

Deklamis Esperante kaj hispane la lernejaj infanoj Víctor Lucas Mujica, Miguel Antonio Malavé kaj Sergio Nicolás Díaz, kaj kungrupanoj José S. Rosario, Jesús S. Aristimuño, Liberato H. Díaz kaj Jesús R. Fermín. Fraŭlino Dora Díaz, per dolĉa kaj anĝela voĉo, deklamis la belan poezion “La Hirundoj”, el Morin, kiun via gazeto publikigis sur la unua numero, kaj per ama emocio ankaŭ diris la deventradukon de la sentvorta Becquer. Parolis hispane la kungrupanoj Miguel Rosario kaj la prezidanto.

La festo estis bela kaj agrabla. En ĝi partoprenis harmonia muziko kaj la ĉeestantoj estis regalitaj per sukeraĵoj kaj malvarmigitaj trinkaĵoj.

Mi gratulas vin pro la apero de via gazeto al kiu mi deziras tre longan vivadon. La grupo kunvenas ĉiumerkrede nokte por lerni la lingvon, kaj la prezidanto instruas geinfanojn ĉe kelke da publikaj lernejoj.

Kun samideanaj salutoj premas vian manon kaj restas via humila servanto,
Eleuterio Rosario Campos.

Algo curioso en esta revista es que el Nº 5, de Noviembre de 1912, aparece la reproducción de una tarjeta escrita por Zamenhof y dirigida al Padre Maldonado.

Ahora les voy a contar una anécdota de cuando fui a Margarita y conocí a Eleuterio Rosario. Fui con mi esposa y con mi hijo, que entiende Esperanto. Llegamos a Porlamar, donde yo tenía una vaga idea de que había un señor esperantista y pregunté por él. Me dirigieron a la Tipografía El Sol. Allí le dijeron a Eleuterio Rosario: Mire, afuera en la calle hay una familia esperantista y quieren hablar con usted! Entramos y oímos una voz que dice: Antaŭen, Antaŭen samideanoj! Hablamos siempre en Esperanto y me dijo: -Ya me puedo morir porque, Ud. no lo va a creer, pero es la primera vez que hablo en Esperanto con una persona que no es de la isla.

Me enseñó una colección de postales que tenía de todas partes del mundo, tenía entre 4000 y 5000 postales, clasificadas de una forma fantástica. En un libro tenía clasificados a los esperantistas por países, por nombres y por prefesiones. Sería interesante saber qué ha pasado con esto, para el futuro museo del Esperanto en Venezuela.

Ahora voy a pasar a hablar del grupo de Maturín. Paralelamente a Margarita salió un grupo en Maturín. El grupo estaba formado principalmente por el familia Losada. Benito Losada Soca (Azócar), que fue el presidente de nuestra asociación a partir del año 1948, y su hermano, que era pedagogo y se llamaba Félix Angel Losada. Se retiró hace bastantes años de la profesión de pedagogo y fue a vivir a Cumaná, donde murió.

Quisiera hacer ahora un pequeño comentario: En esta época había bastantes relaciones con Colombia. Entonces en Colombia salía también una revista que se llamaba Kolombia Stelo y era el órgano de la Esperantista Unuiĝo. Presidía esta Esperantista Unuiĝo un tal José F. González, quien era también delegado de UEA había entonces mucho contacto entre Caracas y Bogotá.

Para terminar, quisiera que constaran dos personas: a la primera la conocí personalmente. Me refiero a Manolo García Maldonado, que era hijo de Pampatar y fue a morir en Pampatar, y quien fue, si no el director al menos el animador de El cojo Ilustrado, esa revista tan importante, era un humorista escribiendo, y en la vida privada también, pues cuando nos encontrábamos hacía broma incluso de sus enfermedades y me decía: Mira Moulines, tengo ahora solamente once enfermedades. Me voy para Pampatar y no sé si voy a llegar. Si aparece alguna más creo que no llegaré. Y así fue. En uno de esos viajes se sintió muy mal y apenas pudo llegar a Pampatar, donde está enterrado. El es el padre de... García Maldonado, el artista de teatro, y tenía un hermano, Alejandro, que era escritor, que ya murió. Tenía también un hermano, Leopoldo García Maldonado, que era médico y fue recto de la Universidad de Caracas.

Quisiera mencionar también a una familia Ovalles, que tuvo bastante importancia porque uno de los Ovalles, que es el tío de Caupolicano Ovalles, es uno de los hombres poseedor de la mejor hemeroteca y biblioteca de literatura venezolana que ha existido en el país. Tenía una hermana, según me dijo Caupolicano, que se llamaba Paulina y que, aparentemente, fue la primera mujer esperantista de Venezuela.

Mi aportación ha sido muy pequeña pero yo creo que sobre esta base se puede ya empezar a escribir la historia del movimiento esperantista en Venezuela

Lino Moulines.